Un cordobés, experto en el adiestramiento de perros para la policía

Blas Palma, agente de la Policía Nacional, publica un libro con su experiencia de más de 25 años en el adiestramiento canino

Blas Palma es un cordobés nacido en Santaella que en 1992 ingresó en el cuerpo de la Policía Nacional. Tres años más tarde descubrió su verdadera vocación complementaria en el adiestramiento de perros policías tras su especialización como guía canino en la unidad canina en la base militar de San
Clemente (Gerona). En 1997 ingresa en la Unidad Especial de Guías Caninos (UEGC) y a partir de ahí inicia una carrera de especialización que le ha llevado a ser uno de los mayores expertos en la materia, impartiendo cursos, por ejemplo, a la propia policía francesa.

Blas Palma, durante el proceso de adiestramiento.

Ahora acaba de publicar el libro Perros de búsqueda, la huella de la vida, un extenso manual de casi 100 páginas en el que desgrana sus amplios conocimientos sobre cómo hay que adiestrar a un perro que tiene que buscar un explosivo. En el mismo, explica la soledad de guía y can ante una acción terrorista, que le lleva a comenzar a trabajar con su perro bajo la orden: “Busca, vamos a morir”. Con un lenguaje cercano y directo, Palma inicia su publicación explicando cómo y cuándo se debe dar la orden “busca”. Por una parte, el libro es un manual indispensable para todo profesional canino que se precie en el que se aprende de primera mano a adiestrar a un perro a buscar a la orden de manera didáctica. Y para los profanos, un libro atractivo que nos enseña a hacer ejercicios de búsqueda con nuestros canes.

El autor del libro mantiene de forma actualizada su formación y día tras día busca junto a su perro Thor nuevas formas de enseñar a los canes a realizar una labor social insustituible que además de salvar vidas mantiene a los perros activos y con un adiestramiento en positivo que los convierte en canes equilibrados en grado sumo. Desde hace 12 años Lleva 12 años imparte e instruye como guía canino en todo el territorio nacional, búsqueda de explosivos y estupefacientes a Unidades Militares, Policía Nacional, Guardia Civil, Policía local y formación de seguridad privada.

Fuente: http://www.lavozdecordoba.es/ocio-y-sociedad/2017/10/03/cordobes-experto-adiestramiento/

Amigos caninos para los mayores de terapia canina a los usuarios

El Club de Leones de Oleiros financia durante un año sesiones de terapia canina a los usuarios de la resistencia asistida de la Xunta en Pousada

Recordar la infancia, sentir el cariño incondicional, volver a jugar, recuperar la alegría y sentirse realmente relajado, aumentar la sociabilidad y la comunicación. Son solo algunos de los muchos beneficios que van a tener mayores como Amadeo Varela y Aurora Carro de la residencia asistida de la Xunta en Pousada (Oleiros), gracias al programa deterapia canina que se desarrollará durante un año en estas dependencias. La idea de la actividad surgió del director de la residencia que encontró la ayuda en el Club de Leones de Oleiros, que financiará la terapia que impartirán profesionales del Centro Canino Montegatto de Oza-Cesuras durante un año.

Los mayores de esta residencia ya pudieron conocer ayer a uno de los canes del centro canino, el más famoso de Galicia, Fusco, habitual en distintos eventos benéficos y deportivos, y protagonista de un conocido anuncio de televisión. «Serán sesiones mensuales durante un año, una vez al mes, aunque si podemos vendremos dos. Vendrán perros de diferente temperamento y con diferentes cualidades, unos más activos, otros que hacen señales de apaciguamiento y otros que son más de tipo olfativo, para realizar ejercicios de comunicación», explicó Tito Villazala, responsable de Montegatto.

«Conocía el trabajo de Montegatto de cuando yo era director del Santiago Apóstol. Allí vimos cosas increíbles de mejoras de pacientes con perros. Había un niño que no podía andar en línea recta y sin embargo cuando estaba con el perro lo hacía perfectamente», relató el director de la residencia, Tino Piñeiro, quien señaló que aproximadamente la mitad de los mayores del centro se podrán beneficiar de esta terapia (los que no son grandes dependientes).

Las clases, con entre quince y veinte usuarios por sesión, empiezan ya este mes y terminarán en septiembre de 2018. Unas 240 personas se beneficiarán de esta actividad en la que los residentes podrán pasear con los perros, cuidarlos (cepillarlos), realizar cursos de agility con ellos y con entrenadores y cuidadores, además de hacer pruebas de obediencia y realizar juegos.

«Los mayores, en cuanto llegan los perros, les cambia la cara. Les recuerda su infancia y su juventud, al mismo tiempo es una actividad lúdica y siempre es terapéutica. Los perros hablan un lenguaje no verbal lleno de emociones», subrayó Villazala.

Esta terapia canina con los mayores la financia el Club de Leones de Oleiros, con representantes como Ricardo Gómez, que ayer acudieron a esta presentación de la actividad en la residencia ya la firma del acuerdo con el centro canino.

Fuentehttp://www.laopinioncoruna.es/gran-coruna/2017/09/20/amigos-caninos-mayores/1218788.html

Abierto el plazo de inscripción para cuatro cursos de ámbito veterinario de la ULE

En marzo se comenzará a impartir el nuevo de ‘Etología y adiestramiento canino’, que se unirá a los tres que se vienen celebrando con gran éxito: ‘Auxiliar Veterinario’, ‘Estética y Peluquería Canina y Felina’, ‘Auxiliar Quirúrgico Veterinario’.

La Universidad de León (ULE) ha abierto el plazo para la reserva de plazas para cuatro cursos relacionados con el ámbito veterinario, de cara a la celebración de la nueva edición que se desarrollará el próximo año. Se trata de los cursos de ‘Auxiliar Veterinario’, ‘Estética y Peluquería Canina y Felina’, ‘Auxiliar Quirúrgico Veterinario’, y el nuevo de ‘Etología y adiestramiento canino’, que se celebrarán con la colaboración de la empresa Royal Canin y serán impartidos bajo la dirección docente de César A. Chamorro, catedrático de Anatomía y Embriología de la ULE y Director del Instituto de Desarrollo Ganadero y Sanidad Animal (INDEGSAL).

Las personas que realicen alguno de los cursos ofertados adquirirán los conocimientos necesarios para el ejercicio profesional de nuevos perfiles laborales cada vez con más demanda en la sociedad, que además serán impartidos por profesores de reconocido prestigio de la Facultad de Veterinaria de la ULE. Hay que apuntar que la edad mínima para iniciar estos estudios es de 18 años (en 2018), y podrán acceder los graduados ESO o equivalente oficial.

El curso de ‘Auxiliar Veterinario’ alcanza su séptima edición, y está dirigido a personas que deseen trabajar en clínicas y hospitales veterinarios, establecimientos zoológicos, explotaciones ganaderas, tiendas y residencias de mascotas, compañías farmacéuticas, empresas y fábricas de alimentos para animales, adiestramiento canino, etcétera, o que ya trabajen en estos puestos y que su contacto diario con los animales les exija mejorar su preparación.

La duración es de dos meses, con un total de 6 créditos ECTS, que se desarrollarán sobre la base de 35 sesiones teórico-prácticas sobre los temas incluidos en el programa, y horas de trabajo del alumno distribuidas en horas de estudio, preparación de trabajos dirigidos por los profesores, estancias en clínicas participantes y tutorías. El precio de la matrícula es de 615 euros (245 al realizar la inscripción, y dos plazos de 185 euros), y se comenzará a impartir en enero.

El curso de ‘Estética y Peluquería Canina y Felina’ llega a su sexta edición y comenzará su desarrollo en marzo de 2018, con una duración intensiva de tres o cuatro meses (en función del calendario de prácticas). En total serán 8 créditos que desarrollarán sobre la base de 24 sesiones teórico-prácticas. El plazo para la reserva de plazas, que son limitadas, ya está abierto. Su precio es de 865 euros (345 al realizar la inscripción, y tres plazos de 260).

Hay que destacar que para facilitar el acceso a estos estudios a las personas con discapacidad, desde la organización se ha decidido rebajar los precios de matrícula en un porcentaje igual al de la discapacidad reconocida.

La formación que se ofrecerá a los participantes contempla conocimientos teóricos y prácticos para ejercer como esteticista y peluquero canino y felino. Junto a las enseñanzas relativas a peluquería, también se insistirá en los cuidados relacionados con ojos, pabellón auricular, oído externo, dientes y uñas.

También se formarán con las bases precisas para poner en conocimiento del veterinario todos aquellos aspectos que afecten a la mascota y sean propios de su competencia profesional.

El curso de ‘Auxiliar Quirúrgico Veterinario’ alcanzará en marzo de 2018 su cuarta edición. La duración será de 4,5 créditos ECTS que se desarrollarán sobre la base de 30 sesiones teórico-prácticas regladas sobre los temas incluidos en el programa y prácticas de quirófano: prequirúrgicas, quirúrgicas y posquirúrgicas, con estancias en el Hospital Veterinario de la ULE y en las clínicas colaboradoras. El precio de la matrícula es de 655 (265 de inscripción y dos plazos de 195), aunque quienes ya hayan cursado el título de Auxiliar Veterinario verán convalidadas varias materias y tendrán derecho a un descuento sobre el precio antes indicado, por lo que pagarán 614 euros.

Finalmente, en marzo de 2018 dará comienzo la primera edición del título de ‘Etología y adiestramiento canino’, con una duración de 15,2 créditos ECTS equivalente a 380 horas que se desarrollarán sobre la base de 38 sesiones teórico-prácticas sobre los temas incluidos en el programa y más de 200 horas de trabajo de los alumnos.

Se trata de una novedosa iniciativa en la que los alumnos aprenderán a adiestrar al perro con técnicas de aprendizaje y modificar conductas no deseadas para lograr la convivencia social, acorde a las necesidades de su dueño y/o persona responsable. También se adquirirán los conocimientos básicos para realizar cuidados higiénicos y prestar primeros auxilios al perro, así como para adiestramiento de perros para personas ancianas o con necesidades físicas o psicológicas especiales (discapacidades). El precio de la matrícula es de 1.085 euros (435 de inscripción y dos plazos de 325).

Fuente: http://www.ileon.com/universidad/078653/abierto-el-plazo-de-inscripcion-para-cuatro-cursos-de-ambito-veterinario-de-la-ule

Clases para el mejor amigo del hombre

Javier Talavera, adiestrador canino, asegura que no existe ninguna mala conducta que no se pueda corregir. «Humanizar al animal es un grave error»

Ladridos constantes, falta de obediencia, un impulso por morder todo tipo de cosas, tendencia a saltar sobre los dueños u otras personas… Los perros, el animal considerado como el mejor amigo del hombre, necesitan de una buena educación para que la convivencia entre los canes y las personas sea adecuada, evitando problemas de angustia o estrés, tanto para ellos como para sus propietarios.

«Un perro mal enseñado puede provocar ansiedad en su dueño, que lo quiere y no quiere deshacerse de él pero le hace el día a día muy complicado, ya que el animal le ha cogido las vueltas de tal manera al propietario que el que manda es él», apunta el adiestrador canino Javier Talavera, que asegura tener «todos» los cursos de adiestramiento que se ofertan a través de Formación Profesional y acumula alrededor de 15 años de experiencia. Su primer perro lo tuvo con cinco años y con 12 ya adiestró a su mascota. Ahora tiene 30.

Talavera, a diferencia de la mayoría de adiestradores, no sigue un manual. En la actualidad existen dos metodologías principales de adiestramiento: la tradicional y la positiva. La tradicional se basa en los refuerzos negativos (proceso por el que se fortalece una conducta debido a que la consecuencia de dicha conducta es la desaparición o evitación de alguna situación desagradable), mientras que la positiva lo hace, como su propio nombre indica, basándose en los refuerzos positivos o recompensas (proceso que fortalece una conducta debido a que esa conducta particular tiene consecuencias agradables). Sin embargo, Talavera no las sigue al pie de la letra. «Ahora está más de moda el adiestramiento positivo, pero mi forma de adiestrar es un poco particular. Primero veo al perro, analizo lo que necesita y se lo doy. No me guío por una metodología paso a paso, ni por un libro», remarca. «Cada perro es diferente. Puedes encontrarte dos problemas iguales pero nunca con dos perros iguales. Cada animal reacciona de una manera y por eso hay que hacer un entrenamiento individualizado», argumenta.

Cada perro es diferente y existen muchos condicionantes que pueden influir en los comportamientos de los animales: la raza, la alimentación –en menor medida– y, sobre todo, el trato que reciban de los dueños. En ese sentido, el principal problema radica en las personas, apunta Talavera. «Intentamos humanizar mucho a los perros y es un problema grave. Los dueños se creen o pretenden que el animal piense como un ser humano y no es así. El perro va a pensar siempre que es el fuerte y el que manda, nunca va a pensar, por ejemplo, ‘pobrecito el de al lado mía que tiene poca comida para él’. No. Él piensa ‘yo soy fuerte, puedo comer, pues como todo lo que pueda’. ‘Me llaman y no hago caso tranquilamente porque sé que luego no va a haber represalias’», explica el adiestrador canino.

Aunque la alimentación –en cuanto a calidad– no resulte determinante –sí en los casos en que la cantidad sea inadecuada por exceso o por defecto–, la raza sí que afecta considerablemente. «La genética influye pero dependiendo siempre del problema. Es decir, hay perros que, por su raza, son más miedosos o más agresivos que otros. En casos de agresividad, un labrador agresivo es más fácil de reconducir que un pit bull, un rottweiler o un presa canario, pero si hablamos de inseguridad, un pit bull cogerá más fácilmente confianza que un border collie», sentencia.

Todo esto puede afectar a la hora de que resulte más laborioso eliminar un tipo de conducta, pero «todo es corregible», remarca Talavera. «Aseguro al 100% que cualquier caso o problema que me traigan se soluciona», defiende este adiestrador que ha educado a perros tras ser abandonados e incluso a algunos con índices de violencia sin parangón. «He corregido la conducta de un perro que había estado siempre en peleas de perros. Me lo trajeron de Madrid rescatado con 7 años, con cicatrices por todo el cuerpo y diciéndome que si no podía educarlo lo entenderían, pero se le educó», defiende.

En ese sentido, Talavera afirma que lo más importante para el adiestramiento está en la persona, no en los libros. «La clave está en no tener miedo. Ir seguro y convencido de que tú eres el que manda. Eso lo nota el animal y por eso no vale cualquiera. Alguien puede hacer 300 cursos, pero si no tiene unas condiciones o una personalidad concreta no va a ser un buen adiestrador. El adiestrador se forma, pero hay que nacer con ello», sostiene.

Educación básica

La metodología de Talavera es ‘de choque’. El adiestrador asegura que para combatir los miedos, por ejemplo, es necesario afrontarlos, pero su forma de adiestrar se basa en los principios básicos. «Si un perro ladra es por algo, si muerde a otros perros es por algo. Pero no existe un método para que pare de ladrar o deje de morder. Es un proceso largo y para corregir conductas siempre hay que empezar por lo básico. Si tu perro no es capaz de hacerte caso en nada, ni en un simple ‘siéntate’, no va a dejar de ladrar», señala. En ese sentido, Talavera siempre trabaja igual. «Primero hay que analizar el problema y sentar una educación básica: ‘quieto, sienta, tumba’. Desde ahí empezamos a trabajar cualquier problema», añade.

Ejemplo de ello es uno de los últimos casos que ha tratado. «Me vino un perro al que el dueño le ponía de comer y se tiraba a morderle, por lo que el propietario tenía que echarle de comer y salir pitando de la habitación. Cuando le di de comer pasó exactamente eso. Entonces le puse la cadena y me lo llevé a mi casa porque era un caso extremo. Lo que hice fue reforzarle la educación para que comiera cuándo y cómo yo le dijera. Lo mantenía quieto, luego tumbado, y le iba echando de comer. Las primeras veces comía de mi mano, después empezó a comer en el suelo y al final ya le echábamos la comida en el cuenco. Pero incluso le cortábamos. Estaba comiendo y le ordenaba parar, entonces paraba y le quitaba el cuenco. Luego se lo volvía a poner y así sucesivamente. Hoy en día el perro come perfectamente», explica.

Sobre los mitos más famosos del mundo canino, como que hay un tiempo para el adiestramiento o un límite de edad, Talavera los desmiente. Niega que se pueda conseguir un adiestramiento en un tiempo fijo para todo tipo de perros y rebate que a cierta edad los canes ya no puedan aprender. «Hay perros que en 10 sesiones se les enseña y otros que ni con 20 han aprendido. Depende de la raza y luego de cada animal. No son máquinas», sentencia.

Ni los perros son máquinas, ni son los responsables de todas sus conductas. «Ningún perro nace con ansiedad por separación, esto siempre es problema del dueño, que lo ha humanizado, siempre ha estado con él, lo besa, le habla como a una persona cuando el animal no entiende y le crea un grado de dependencia que provoca que al animal le entre ansiedad si se queda o se siente solo», explica Talavera.

Los animales, y por extensión los perros, reaccionan ante la seguridad de sus amos. Cualquier conducta es reconducible, asegura Talavera, pero siempre vale más prevenir que curar, por lo que es recomendable trabajar una buena educación basada en la firmeza que consentir a las mascotas. En ese sentido, el perro es el mejor amigo del hombre si está educado, si no puede resultar todo lo contrario.

Fuentehttp://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/clases-mejor-amigo-hombre_1046303.html